Archivos para diciembre 29, 2009

Mercedes Benz 300 SL, 1954. EScala 1:18

En la historia del automóvil se han producido muy pocos casos parecidos al del Mercedes Benz 300-SL “Gull-Wing” o ” Alas de Gaviota “;  ya que ocho años después de su introducción en el mercado ya representaba (y tenía el valor) de una auténtica pieza de colección. Hablando un poco de la historia de este prestigioso vehículo deportivo tenemos que situamos al inicio de los años 50’s, cuando el Director Técnico de Daimler-Benz, Dr. Nallinger y el Jefe del Departamento de Investigaciones, Ingeniero Uhlenhaut, empiezan a pensar en un coche deportivo con un motor derivado del modelo 300, un austero y prestigioso “berlina”. Detrás de esta idea existe otra: la de volver a empezar una actividad deportiva oficial con los coches plateados de Stuttgart.

Con un entusiasmo desbordante, al cual se une inmediatamente el famoso Director Deportivo “Don Alfredo” Neubauer, un pequeño grupo de técnicos se pone a trabajar y tras días y noches de proyectos y experimentación, producen los bocetos de un prototipo completamente nuevo con un sofisticado bastidor multitubular. Tal es la estructura del chasis cuya única dificultad estriba en la colocación de las puertas; con un rasgo genial, Nallinger y Uhlenhaut “inventan” las puertas que se abren hacia arriba, en forma de alas de gaviota y que darán el nombre, inglés, de “Gull-Wing” a este modelo, siendo en aquellos tiempos algo verdaderamente revolucionario.

En la producción del 300-SL “Gull-Wing” se fabricaron con dos características: para la competición y para el público, el motor era de seis cilindros con inyección directa Bosch y el chasis multitubular. El motor, derivado en su arquitectura general del tipo montado en el modelo 300, es un seis cilindros en línea que tiene exactamente 2996 c.c. con un diámetro de los cilindros de 85 mm. y una carrera de 88 mm, con una relación de compresión de 1: 8,55 y, según una fórmula a la cual Mercedes siempre ha permanecido fiel, un solo árbol de levas en culata, la potencia desarrollada es de 240 CV (SAE) equivalentes aproximadamente a unos 215 (DIN) al régimen de 6.100 r.p.m. El par máximo se desarrolla al régimen de 4.800 r.p.m. Entre otros refinamientos, vale la pena citar que la lubricación es por cárter seco y la presencia de un radiador de aceite.

El chasis multitubular es sumamente complicado y diseñado de forma que garantiza una notable rigidez torsional; precisamente por este motivo se había optado por el revolucionario sistema de las puertas que se abrían hacia arriba en forma de alas de gaviota debido a que por todo lo largo de la “cintura” del coche y por lo tanto también en el lugar normalmente ocupado por las puertas corría la estructura del chasis. La transmisión estaba basada sobre un cambio de marchas de 4 velocidades hacia adelante, todas sincronizadas, el cliente podía elegir entre tres distintas relaciones del puente trasero: una relación corta de 1:3,64 con la cual a una velocidad, en directa, de 100 Km/h correspondían 2.810 r.p.m., una mediana de 1 :3,42 (2.64 r.p.m. por 100 Km/h) y una larga de 1:3,25 (2.510 r.p.m. para 100 Km/h). El coche objeto de este ensayo estaba provisto con el puente “mediano” que fue siempre el más pedido por el público en general. Los frenos son de tambor, tanto adelante como atrás, generosamente ventilados. A pesar del empleo de dos mordazas en los tambores anteriores, el sistema de frenado ha sido siempre objeto de algunas críticas entre los aficionados y aún más, de los detractores del 300-SL. Los neumáticos de origen, normalmente Continental, eran del tipo 6.50-15″, . La suspensión con muelles elicoidales y amortiguadores telescópicos es de cuatro ruedas independientes, según el clásico y bastante discutido sistema de Daimler-Benz.

Colección: OLA, México.

Anuncios