Archivos de la categoría ‘CHRYSLER’

Plymouth Road Runner 1970.  Escala 1:64

En 1968 Plymouth, la division de automoviles mas económicos de Chrysler, presento el Road Runner, un sencillo coupé de dos puertas, que incluso  poseia una bocina que emitia el característico beep-beep en honor al correcaminos, el dibujo animado de la Warner Brothers en el que se habia inspirado. Plymouth pagó 50.000 dólares a  Warner Brothers para usar el nombre, el dibujo y el sonido “beep-beep” del Road Runner (el Correcaminos que el Coyote intentaba capturar en la serie de dibujos animados, y que nunca lo conseguía).  Plymouth presentó en 1968 el modelo, construido sobre el chasis del Chrysler B que compartía con el GTX y el Satellite. El Road Runner destaca por ser un coche más sencillo, con un interior muy simple y muy pocas opciones. El Road Runner estaba basado en el nuevo modelo Belvedere de Plymouth y estaba equipado con el acreditado motor V8 de 6,3 litros de la compañia, mejorado para producir 325 CV.

El Road Runner, estaba dirigido a los conductores jovenes que deseaban competir en circuitos de carretera, fue aumentando progresivamente la potencia de su motor, manteniendose en esta forma hasta 1970. En ese año se presento su version mas extrema, a la que se denomino Superbird, pagando un extra de 714 dólares podía equiparse con un motor V8  7.0 Lts., motor Hemi de 425 cv. Esta potencia, combinada con el ligero peso del coche, hacía que el vehículo recorriese el cuarto de milla en 13,4 segundos a 105 mph (169 km/h) , con este registro el Road Runner se convirtió en uno de los mejores Muscle Car. Plymouth esperaba vender 2,000 unidades en 1968, pero al final vendieron la cantidad de 45,000 unidades ( Hay que destacar que Dodge presentó el modelo Super Bee el mismo año ).

Colección: OLA, México.

Anuncios

PLYMOUTH GTX 1967

Publicado: mayo 20, 2012 en AUTOS, CHRYSLER
Etiquetas:, , , ,

Plymouth GTX 1967.  Escala 1:64

Coleccón: OLA, México.

CHRYSLER 300 B, 1956.

Publicado: noviembre 28, 2011 en AUTOS, CHRYSLER
Etiquetas:, , ,

Chrysler 300 B, 1956.  Escala 1:18

La serie 300 logro alcanzar grandes momentos, el primer modelo se llamo c-300 y en el año de 1956 le siguió el 300 B, que utilizo esa sigla para diferenciarse de su predecesor y daba continuidad al uso de las letras. Los modelos fueron evolucionando cada año hasta el 300 L que salió en 1965 y que tenia por primera vez un motor de 400 caballos dejando atrás los 300 caballos. Los 300 sirvieron para alimentar el ego de los conductores norteamericanos que podían conducir un sedán dotado con un sofisticado motor V-8, de un comportamiento comparable con los deportivos europeos, pero manteniendo las típicas características de los autos americanos.

En 1955, Chrysler introdujo el C 300. Los 300 caballos de fuerza fue la asignación por un motor Hemi equipado con dos etapas de cuatro carburadores, levantadores sólidos, colectores especiales y un amplio escape doble. Este vehículo dio a la Chrysler Corporation una doble imagen de rendimiento y deportivo, algo muy necesario en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Muchos fabricantes europeos, como Jaguar y MG, había introducido vehículos de alta potencia, los fabricantes estadounidenses respondieron con el Chevrolet Corvette y el Ford Thunderbird. El Chrysler 300 fue un coche de altas prestaciones con un contemporáneo “Forward Look” diseñado por el ex-Studebaker Exner Virgil.

El Chrysler 300 fue equipado con una cámara hemisférica (Hemi) de combustión de  5.4 litros V-8 que producia 300 caballos de fuerza y tuvo una modificacion en la caja de cambios automática “PowerFlite, las molduras traseras fueron cortesía del Windsor mientras que la parrilla de dos piezas procedían del Imperial. Una suspensión mejorada se implemento para el manejo deportivo. Su precio base fue de $ 4,055.00.

Las ventas del C300 fueron impulsados ​​por su éxito en el circuito de Stock Car. El C 300 domino las arenas del circuito de Daytona Beach, Florida, donde ganó la categoría de producción y se llevó el trofeo de Tom McCahill, desde 1955 hasta 1957 fue el coche más rápido de América.  En 1959, un 300D  establecio un nuevo récord de velocidad en su clase alcanzando las 156.3 mph. Para 1956, Chrysler aumentó el desplazamiento de su motor Hemi a 5,8 litros y cambió el nombre por el 300 B.

Colección: OLA, México.

Chrysler Le Barón 1932.  Escala 1:32

Aunque el inicio de la década de los años 30’s en los Estados Unidos y el resto del mundo capitalista en general se comenzó con el resentimiento de la crisis de finales de la década anterior, las grandes marcas americanas, curiosamente, la combatieron produciendo no sólo vehículos económicos, sino vehículos ostentosos y cargados de lujo, de los cuales, uno de sus máximos exponentes fue el Chrysler Imperial, que fue construido durante varias décadas desde 1922 en adelante, como vehículo destinado a las altas esferas y al cliente más pudiente. Este coche representa una de las máximas en los vehículos de lujo de producción masiva, el modelo que representa el kit de Italeri se viste con una carrocería phaeton diseñada y construida por uno de los más famosos carroceros de la época, LeBaron, mostrando un acentuado estilo europeo, muy de moda en la alta sociedad americana de la época.

Bajo el liderazgo del fundador de Chrysler, Walter Chrysler, el modelo Imperial se desarrolló desde mediados de los años 20’s  convirtiéndolo en un clásido de su tiempo. Tal es su consideración que el modelo está catalogado en la clasificación más alta, la Full Classic del Classic Car Club of America. LeBaron diseñó y creó este modelo en 1932, del que sólo fueron fabricadas 220 unidades bajo la denominación oficial Four Door LeBaron Dual Cowl Phaeton. Durante su producción se le otorgo un motor de seis cilindros, variando con el tiempo la cilindrada, desde 4700 cc, 5080 cc y 6300 cc en los modelos más caros.

Como dato interesante se identifica que en el año 1929 Chrysler se consolida como una de las tres grandes compañías automovilísticas americanas. Como centro y símbolo de la empresa, Walter P. Chrysler inicia la construcción en Nueva York del edificio Chrysler, que con sus 77 pisos era el más alto del mundo y en palabras de Chrysler representaba “la gloria de los tiempos modernos”. Así mismo se definen las cuatro divisiones que integran la compañía: Chrysler, Dodge, De Soto y Plymouth.

Colección: OLA, México.