Archivos de la categoría ‘PIERCE ARROW’

Pierce Arrow Silver Arrow 1933.  Edición límitada a 2,000 piezas. Escala 1:18

A lo largo de la historia del automóvil, se encuentran marcas que persisten y otras que con un paso éfimero dejan huella de su existencia con el paso de los años, los modelos más extraordinarios nacen a menudo en tiempos de crisis y si la marca que los crea escapa por suerte de la quiebra, se da su nombre a una nueva gama, sinónimo de renovación o supervivencia. Así ocurrió con el Silver Arrow, sublime flecha disparada por una de las marcas más prestigiosas de Estados Unidos en el momento más duro de la Depresión.

A principios de la década de 1930, Phil Wright, un joven diseñador que había pasado algunos meses en GM participando en un concurso sobre el coche del futuro, recupero el contacto con su viejo amigo Roy Faulkner, vicepresidente de Pierce-Arrow. Wright llevaba un proyecto que quería enseñarle, varios bocetos y una maqueta a escala 1/8. Después de la presentación, su proyecto llamo la atención de la marca y Wright fue enviado a South Bend, sede de Studebaker ( a la que pertenecía entonces Pierce-Arrow). Ahí debía perfeccionar el interior del prototipo, mientras que un equipo de diseñadores, dirigidos por James R. Hughes se encargaba de pulir las líneas exteriores y de realizar diez ejemplares del coche.

El tiempo apremiaba, pues Pierce-Arrow quiera exponer uno de sus ejemplares en el Salon de Nueva York que se inauguraba el 1 de enero de 1933, y otro en la Exposición Universal de Chicago, en el pabellón denominado: Un Siglo de Progreso, cuya apertura estaba prevista para el mismo mes. De hecho, solo quedaban tres meses para realizar lo que seria el Silver Arrow, del que Pierce-Arrow decidió construir al final solo cinco unidades.

Aparte de sus faros, que se encuentran montados mas arriba que en los modelos de serie y de su motor V12 ( los primeros habían aparecido en la gama en noviembre de 1931), este Pierce-Arrow no se parece a ningún otro modelo de la marca. El coche media de largo 3, 53 mm y tenía un peso total de 2,598 kg, pero  ¿Que tenia de tan extraordinario para ser calificado por la prensa como el coche mas avanzado de su tiempo?. En primer lugar, unas líneas magnificas debidas a la ausencia de estribos y ruedas de refacción a la vista, ya que estas últimas se encontraban disimuladamente ubicadas bajo el cofre en un panel lateral que se abria detrás de las ruedas delanteras.

A continuación una serie de de detalles excepcionales, como las empuñaduras de puerta encastrados de las que había que quitar, un cuadro de mando central rodeado por dos guanteras y un salpicadero en miniatura destinado a los pasajeros del comportamiento trasero  (que incluía reloj y velocímetro). Su acabado era igualmente excepcional, con una tapicería de tela con motivos de cuero, una pintura de dos tonos de beige y un revestimientos de arce de grano ondulando.
Finalmente, la fabricación en serie del Silver Arrow no llego a realizarse, y aunque los Pierce-Arrow que salieron llevaban su nombre, no fueron más que un pálido reflejo de este coche prodigioso.

Colección: OLA, México.

Anuncios